jueves, 15 de enero de 2015

Hush, hush.

Titulo: Hush, Hush
Autor: Becca Fitzpatrick (EU 03/febrero/1979)
Editorial: Ediciones B


    La escena inicial de alguien irguiéndose en un cementerio está muy bien relatada. Y además que quien se aparece te diga "soy un hijo del diablo" y te dé a conocer que tu verdadero padre era un ángel caído. ¿Qué me dices? Eres mitad mortal y mitad ángel caído. Ya es demasiado, pero en realidad, va por más. 

   En una clase puede haber quienes interactúan con unos pocos e ignoran al resto; un proyecto escolar obliga a los alumnos a mezclarse y hacer un trabajo con algún compañero al que eviten.

   Entonces Nora tiene que relacionarse con el misterioso Patch. Pronto descubren que el libro del cual son protagonistas es una novela juvenil así que se enamoran, para que el libro pueda catalogarse fácilmente en las bibliotecas.

   Nora tiene una amiga Vee con la que stalkean a un tal Elliot Saunders del que sospechan es un asesino (¿serial?). 
   Por momentos el lector duda un poco de que Nora esté loca, ve cosas que nadie ve. Luego se conoce que hay quienes ejercen control mental y uno entiende un poco más. La cosa va de humanos, nefilims y ángeles.

     Cuando sea llevada al cine te imaginas que Nora tiene que ser por lo menos Scarlett Johansson para que se explique cómo todos se enamoran, quieren quitársela al rival o renuncian a lo que fuera por ella. Con Scarlett la historia se justifica, pero si me vienes con Kristen Stewart...

No salgo con extraños —dije.
—Suerte que yo sí. Pasaré a recogerte a las cinco.

Dabria, una psicóloga que es un ángel de la muerte le revela a Pacht que puede recuperar sus alas y dejar de ser un ángel  caído y ser un ángel  custodio. Debe salvar una vida: la de Nora Grey.
Google presente. Y sí no puede faltar. Luego de que le avisa a su amiga Vee que su chico es ángel, busca y le esto en la red:
¿Viste Pinocho? no eres el
único que quiere ser humano.
   Los ángeles caídos son los mismos espíritus malignos (o demonios) descritos en la Biblia como usurpadores de cuerpos humanos. Vagan por la Tierra en busca de cuerpos humanos que acosar y controlar. Tientan a los humanos para que hagan el mal introduciendo pensamientos e imágenes en sus mentes. Si un ángel caído consigue pervertir a un humano, puede entrar en su cuerpo e influir sobre su personalidad y sus acciones.
    Sin embargo, la ocupación de un cuerpo humano por un ángel sólo puede ocurrir durante el mes hebreo de Jeshván. El Jeshván, conocido como el mes amargo, es el único que carece de festividades judías de importancia, lo que lo convierte en un mes profano. Durante el Jeshván, entre la luna nueva y la luna llena, los ángeles caídos invaden en masa los cuerpos humanos.

—Salgamos de aquí —dijo.
—¿Adónde me llevas? —pregunté, estupefacta.
—Ya verás.
Mientras subíamos las escaleras Rixon me gritó:
—¡Que tengas suerte con ese pájaro, cariño!

     La nota de la Biblia “El libro del Pueblo de Dios”, declara sobre los gigantes/nefilim en el Génesis: “EI relato bíblico retoma una leyenda popular, que habla de unos seres sobrehumanos llamados "gigantes". Antiguamente se creía que esos gigantes habían existido alguna vez sobre la tierra, y su origen se explicaba por la unión de seres celestiales (los "hijos de Dios") con mujeres terrenas (las "hijas de los hombres"). Sin pronunciarse sobre la realidad histórica de este relato mitológico, el autor inspirado se vale de él para ilustrar -como podría hacerlo una parábola- la corrupción creciente de la humanidad. Esta intención aparece de manera explícita cuando se expresa el pesar de Dios por la incontenible expansión del pecado en el mundo”

Tiene continuaciones: Crescendo, Silence, Finale y una precuela Los calabozos de Langeais

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...