jueves, 22 de septiembre de 2016

Tormenta de espadas

GRRM

Tormenta de espadas


Canción de hielo y fuego. Volumen 3.
Autor G. R. R. Martin (New Jersey 20/Septiembre/1948)
A Storm of Swords, 2000



   ¡Martin lo hizo de nuevo! Ha escrito un libro que mantiene el interés del lector, y no sólo que te guíe la curiosidad de saber si se cargaron a tu personaje favorito. Con todo y eso se me hizo un pelín laaaaargo el libro. Uf...


   Hay 7 reinos aquí, algunos reinos o pueblos por allá,  un grupete numeroso de salvajes,  y personajes y personajes... Personajes que afortunadamente escapan al estereotipo. Que cada capitulo sea desde el punto de vista de un personaje, me produce el temor de que me llegue el retiro y yo ande buscando unas gafas y una edición en letra grande a ver si atino a leer lo que escribe este tío o sus sucesores. 

  * Robb, de entre los que juegan a ser Rey, es de los más ingenuos; no puede controlar a su madre, a sus hombres, tampoco se le da bien el mantener su palabra. Rob no me convence a pesar de que los Stark merezcan justicia.

  * Hay personajes que si ladinos vivos, muertos son un mix violento de maldad y rencor (ya viste a Lady Riñón con Piedras: un ser vivo que parece más espectro de peli de Romero que otra cosa).

 *  Hasta un personaje secundario tiene su encanto y sorpresa, por ejemplo Sam que sorprende matando a un caminante blanco y haciendo loby: hablando con varios ciudadanos del Castillo Negro y aunque no sea él el más popular no teme socializar para poder formar gobierno y que se elija un nuevo Lord Comandante. 

 *  En cierto modo los hijos de Stark están solos, por su cuenta, sin ejércitos, fortalezas ni tronos. Tampoco tienen alianzas o dinero como Meñique. O una espada de acero valyrio como Brienne. 

   GRRM repite, GRRM repite, GRRM repite.... ¿Que ya escribí eso y estoy repitiéndolo? Perdón, me contagié de Mr Martin pero a "Hodor dijo Hodor" se suma "No sabes nada, Jon Nieve"

   ¡Con juicio chaval! A ver si nos entendemos don GRRM si empezamos con esto de que el muerto vuelve a la vida ¡usted puede liarnos y cómo! y sería su propio Deus ex machina. ¡Usted Don Martin que se cargaba al que fuera! y nos dejaba pensando "Ahora que ha muerto este tío ¿Como sigue la historia?" Alto ahí o es que no debo sorprenderme de ver reaparecer a Ned Stark, con él NO. Mire que en la serie lo interpreta Sean Bean y si vuelve a aparecer: puede morir de nuevo y ya hemos visto morir tantas veces a Bean ¿Es necesario?

   Si seguimos así la última novela será la versión zombi de una gran historia, como ya se ha publicado años atrás "Lazarrillo zombiez", "El Quijote y Zombie Panza", "La casa de Bernarda Zombie" y la serie de HBO será como esa peli Orgullo y prejuicio zombie. Qué va... *refunfuña, pero toma ilusionado el cuarto volumen*  

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Luna de Plutón

Luna de Plutón Dross

Luna de Plutón.

Angel David Revilla (Alias Dross)
Venezuela (Nac: entre 1962-1982)

Planeta 2015. Infantil a partir de 7 años.


Punto de partida.
1. Eres un youtuber y tienes muchos seguidores. Se han prendado de ti.
2. Hasta un vídeo repetitivo o mediocre alcanza muchas reproducciones.
3. Tienes publico para lo que sea que hagas.
   Entonces ¿por que No Publicar Un Libro? ¡Puede ser un best seller!
En tu libro pones algunos datos biográficos; además, transcribes lo que decías en ese par de vídeos en que luciste una sagacidad inesperada. Unas listas de lo que fueran, cómo manejas la fama y las polémicas y, no puedes olvidarte de ello, tu apoyo a la paz mundial que aunque no seas Miss Mundo te viene bien adherirte a la lucha.

El problema.
   En tu libro debes distraer a tus lectores con fotos luciendo asombrado, asustado, eufórico, y esas en que estiras tus labios y arrugas la frente sin que se entienda qué te pasa.
   Pero si tienes más de cuarenta años: no puedes con esto de las fotos, no, no da; nadie quiere ver a un cuarentón en esos enseres. No. Créeme ¡Olvídalo!.
   Solo te queda ser la voz en off en tus videos e intentar escribir y Dross... ¡lo intentó!.

El autor es Youtuber y periodista.
Si escribe un youtuber uno espera un poco menos,
si escribe un periodista mucho más.

   Una pequeña ogro se ve envuelta en intrigas interplanetarias, donde distintas razas se enfrentan. Todos buscan sobrevivir; hasta los elfos, ogros y leones.

   A falta de una historia fuerte que guíe el desarrollo el lector se enfrenta a episodios un tanto independientes que se presentan sucesivos; muchos episodios que impulsan la historia por inercia y no por fuerza.

   Aunque lejos de la Tierra y del presente, la historia refleja en mucho nuestro entorno y la edad del autor. Es el relato de quien ya ha pasado los cuarenta y maneja categorías y palabras que los que ya transiten su cuarta década podrán reconocer. Pero... tienes la clasificación de Planeta al presentar 
Luna de Pluton como literatura infantil.

   Revilla sale al rescate y cuando te preguntas para qué alguien luce delgadas líneas de protector solar en su rostro: él despeja tus dudas y te revela que las lleva “para resguardarse del sol”.

   En llamativa la mezcla de términos pertenecientes a distintos países hispanoamericanos.

   Hay pasajes que bien pueden ser el conocido ejercicio de los talleres literarios: ¿Cómo escribirías adecuadamente lo que sigue? ...hasta la salida del parque, que desembocaba en una redoma con una mórbida fuente de ignominiosa y grotesca forma de varios cientos de metros de altura, en donde podía verse una autopista que se perdía de vista entre el grisáceo y nocturno ambiente de Plutón. Por allá, al fondo, se veían montañas negras y quebradizas, difuminadas por una tenue luz amarilla.

   No lo conocía a Dross, no soy fan de Youtubers. Pregunté a un amigo por el material que sube; pero, me recomendó conocerlo a través de sus críticos. Y hay un trío que lo critica y bastante: Necrotemante, Marginal Media y Mexiv3rgas.

   
Nota mental a mi mismo: No volver a leer libros escritos por un youtuber, no tienen aquel detector que, recomendaba Hemingway, todo escritor debe tener.

viernes, 9 de septiembre de 2016

LS1 Lucky/David Starr

LS1 David Starr El ranger del espacio


Lucky Starr, patrullero del espacio.
Autor: Isaac Asimov
David Starr, Space Ranger 1952


   El Buen Doctor ha escrito buenas y muchas historias de ciencia ficción y misterio. Conocido fan de Sherlock Holmes ha creado más de una dupla de compañeros que enfrentando peligros y conflictos resuelven misterios. En esta serie presenta una dupla que suple la sagacidad con impulsividad.

   El comienzo es por demás interesante, ya que una serie de envenenamientos dispara alertas en el Consejo de Ciencias de la Tierra.

   La saga Lucky/David Starr presenta dos problemas para el lector:
- Son literatura juvenil.
- Asimov los escribió bajo el seudónimo Paul French, Pablo Francés.

    La literatura juvenil suele ser el seudónimo de la literatura; y... esto de los seudónimos me lleva al déjà vu con aquel fenómeno por el que ciertos directores prefieren figurar como Alan Smithee en sus films.

   El envenenamiento de los alimentos procedentes de su colonia marciana ha llevado a la Tierra al borde de la catástrofe. De incógnito, el Consejo de la Ciencia decide enviar a David Starr, el más joven de sus miembros, a las tierras de cultivo de Marte para descubrir la verdad que se oculta tras los asesinatos

   Objeción. De existir colonias/población humana en planetas del sistema solar, los costos de intercambio comercial de frutas y verduras, por seguir la novela, sería tan costoso como inviable. Si la humanidad se aventura a residir fuera de casa es de suponer que lo haría bajo condiciones autosustentables.                                                                             

   Hay mafias hasta en Marte, en la historia conocemos a un gran terrateniente que recibe ofertas para vender su granja y le advierten que la cifra decaerá 10% cada mes por lo que lo instan a no demorar la venta.

   
—¿Y qué significa esto? inquirió David.
—Significa que bajo la superficie están las famosas cavernas marcianas y dentro de ellas podría haber vida inteligente, marcianos.
—¿Usted se refiere a hombres marcianos?
—Hombres no. Organismos tan inteligentes como el hombre. Tengo mis razones para creer que existen inteligencias marcianas que tal vez estén ansiosas por arrojarnos, a los terrestres, de la superficie de su planeta.

   Asimov aun con sus estereotipos en sus, hoy cortas, novelas logra convencerme a leer sus libros; es uno de los primeros autores que conocí, y me pasa como con los viejos amigos, les tengo cariño, me gusta estar con ellos, y siempre es un gozo volver a verlos. Con motivo del segundo volumen de esta saga presentaré a los personajes que componen esta dupla.  

martes, 6 de septiembre de 2016

El reloj que retrocedía

Edward Page Mitchell
Un reloj que cangrejeaba

El reloj que retrocedía.


Autor Edward Page Mitchell (EEUU 1852-1927)
Traductor Hugo Camacho
Orciny Press 2016



Dos hermanos descubren el secreto de la longevidad de su familia gracias a un misterioso reloj que los llevará atrás en el tiempo.

   El pasado 23 de Abril, día de Sant Jordy, Orciny Press regaló un libro digital. Grata sorpresa en un día en que las rosas rojas parecían tan esquivas como los libros.

   ¿Cuán importante es El Reloj Que Retrocedía? Es quizás uno de los primeros relatos sobre viajes en el tiempo. En la introducción se nos advierte que fue publicado en 1881, adelantándose 14 años a la famosa La máquina del tiempo de H. G. Wells. 

   ¿Viaje al pasado o al futuro? El titulo ya deja ver que el viaje es al pasado, Aunque todo viaje que implique el retorno es, si vale decir “al mismo tiempo”, viaje al pasado y al futuro. Vas o vienes; vienes o vas. 

   La tía Gertrude tiene un llamativo reloj antiguo: En el primer descansillo de la escalera de la mansión se alzaba un alto reloj holandés... El nombre del fabricante, Jan Lipperdam, y la fecha, 1572, escritos con anchas letras negras. 

   El reloj no funciona, hace décadas que sus contrapesos ignoran la sucesión de los instantes. Incluso un rayo lo ha herido en una remota tormenta. Siempre son las 3:15. 

   Dos sobrinos visitaban a Gertrude. Año tras año, cuando Harry y yo volvíamos a Maine, encontrábamos las manecillas del viejo reloj señalando las tres y cuarto, la misma hora que señalaban la primera vez que lo habíamos visto. 

   Una escena despertó el recuerdo: cuando en la madrugada un ruido preocupa y alerta a los sobrinos que atónitos ven a su anciana tía subida a una silla frente al reloj. No que haya leído esto en otro relato, sino que fue el momento en que me di cuenta: "Leí este cuento en una antología" Fue en "Cronopaisajes" de Nova en Ediciones B, libro que he prestado y que ansío recuperar ya que lo preste cuando aun no lo había terminado.

   El autor ha escrito decenas de cuentos, y si te animas con El reloj que retrocedía seguramente querrás mas de él. Este relato lo encuentras además en El Espectroscopio del alma publicado por Orciny Press en que reune varios relatos fe EPM.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...