sábado, 23 de agosto de 2014

El largo invierno del espacio.

Título: El largo invierno del espacio

Autor: Raúl Torres (España, Cañada del Hoyo, 1932)

Editorial: Plaza&Janes. Barcelona Mayo de 1986.


     La novela de Raúl Torres se sitúa en el futuro cercano. La luna debido a una gran explosión espacial provocada por los humanos, aparentemente ha desaparecido. Pero, en realidad ha sido trasladada a otra dimensión, en la que al parecer todo es inmortal. En ese futuro paralelo o superpuesto, en Alfa-Luna existen unos seres alfa-humanos que intentan comunicarse con la Tierra y al fin lo consiguen.
    Los encuentros entre los seres humanos y los alfa-humanos están muy bien relatados y son el eje de la novela; abarcan la historia y el posible futuro de la humanidad.
     Al comentar La invención de Morel expuse las posibilidades para alcanzar la inmortalidad (es este el anhelo de uno de los protagonistas). En El largo invierno del espacio la cosa es totalmente opuesta: los seres alfa-humanos lamentan su inmortalidad y pretenden buscar la muerte y seguir así la misma suerte que los humanos.
    
    "Has de ir allá, al largo invierno del Espacio y tenderte en agradecida inocencia para dormir al fin"
 Ray Bradbury, Fastasmas de lo nuevo.

    "Una misión difícil: morir. Es lo que le habían enseñado siempre en Alfaluna. Econopul 3 recordó su burbuja a miles de kilómetros de distancia, y los fuertes atardeceres lunares repletos de amor y de grandeza, junto a Categori 6 y Categori 7, sus deseos, sus amores eternos; ambas iguales en todo menos en la forma de reaccionar antes las pequeñas y las grandes cosas. Y, a pesar de no morir nunca, era mejor afrontar allá arriba la eternidad sin tantos problemas, en una hibernación casi celestial.
  Ahora era necesario continuar, dados los acontecimientos, presionado por Categori 6 y Categori 7, ambas dispuestas a llegar hasta la última verdad o mentira. ¿Para qué y, por qué? Se encontraba incluso cansado cuando en Alfaluna, nunca había experimentado tal sentimiento."

     Los seres alfa-humanos son Econopul 1, 2, 3 y 4 y Categori 5, 6 y 7. La trama se desarrolla entrelazando muy bien las historias hacia el desenlace. Y uno puede vivir las instancias de esta búsqueda, el encuentro, la paradoja, el absurdo y la estupidez de los poderosos, todo ello en una novela de grata lectura que bien merece el premio de ser leída y recomendada a quienes aman la ciencia ficción.

Nota: Quien leyó la multipremiada Los propios Dioses de Isaac Asimov puede encontrar elementos similares en la novela de Torres. Recomiendo primero leer la novela de Asimov y luego abordar El largo invierno del espacio.
   Este orden sugerido permite disfrutar la riqueza de ambos. Ah... volveré a leer Los propios dioses ¡Creo que será lo primero que haré el próximo año!.

viernes, 15 de agosto de 2014

Prisión Espacial

Título: Prisión espacial. Los supervivientes

Autor Tom Godwin (01/Enero/1915-01/enero/1980)       
Colección de Ciencia ficción Cenit. Novela número 21.
Barcelona Septiembre 1961.
Space Prison1958

    En julio de 1957 publicó en Venture el relato "To Soon to Die" en el cual se inspira su primer novela "Prisión espacial". Una novela olvidable. Pertenece al subgénero de Ciencia Ficción llamado Space Opera, responsable del prejuicio despectivo que ensombrece la CiFi. Unos ET toman una nave y abandonan a mujeres y niños de la tripulación en un planeta inhóspito, con terribles peligros.
     
    La nave terrestre comete el error de cruzarse con Los Gerns que buscan crean un imperio estelar, secuestran naves y bienes materiales y luego incorporan mano de obra esclava (los hombres) y luego eliminan el descarte (mujeres, niños y ancianos). Los descartados son abandonados en Ragnarok un planeta un poco parecido a la tierra. La gravedad era superior, el clima insoportable, una fiebre se suma a las fieras salvajes para generar un nuevo descarte a esta atribulada masa trashumante. Los que quieran vengarse tendrán que sobrevivir y adaptarse: evolucionar.
 
   No he leído antes a Tom Godwin, pero da perfil de ese grupete de escritores que en los 50’ escribían “novelas del Oeste” (si es que literariamente existe algo como eso) devenido en escritor CiFi: ¡reemplaza el desierto por planetas, los indios por ET y listo!

    Nota. Existe una secuela de 1964 The Space Barbarians

jueves, 7 de agosto de 2014

Cementerio de animales

Título: Cementerio de animales.
Autor: Stephen King (Portland, Maine, 21/septiembre/1947)
Emecé editores.
Pet Sematary 1983

    La necrópolis, la ciudad de los muertos, era el lugar de despedida o punto de encuentro con los que han muerto. La obra de King se llama Cementerio de animales; la palabra cementerio (koimeterion) pertenece a los orígenes del catolicismo y significa dormitorio. El lugar sagrado donde se depositan los muertos es un "dormitorio" debido a la fe en la resurrección y por eso llenos de esperanza pedimos por nuestros difuntos que descansan en paz. 
   La muerte es un misterio para muchos, un paso para otros; pero también un punto final, un hito que no permite continuar como la vida de antes al momento en que la muerte trae la tristeza que envuelve, detiene y no deja escapar a los deudos del difunto.

   Louis sintió que la pena le acometía de frente, como una tétrica matrona gris de la Sala Nueve del purgatorio. Le embistió y se apoderó de él, le redujo, le despojó de las defensas que aún le quedaban, y él escondió la cara entre las manos y lloró balanceando el cuerpo y pensando que haría cualquier cosa con tal de tener una segunda oportunidad. Cualquier cosa.

Se muere el gatito de tu hija

Se muere tu hijo
Se muere mucha gente ¿Qué haces?

   ¿Te sobrepones? Hum... A ver muchacho el camino al fondo de tu casa no solo conduce al Cementerio de animales; si vas más allá del muro llegas al cementerio indio Micmac se entierras algo muerto en ese lugar puede retornar de la quiescencia de la tumba a la movilidad cotidiana. ¿Qué me dices?


   Jud bebió, se limpió los labios con la palma de la mano y miró fijamente a Louis. Había algo claro y concreto en aquella mirada y, al fin, Louis tuvo que desviar los ojos.

—Tú sabes por qué estoy aquí —dijo Jud—. Estás pensando cosas que no debes, Louis. Peor aún, estás haciendo planes.

Cementerio de los Micmacs, recurso interesante por si Basil no quiere hacerte un retrato. 
   El libro es fabuloso, la historia muy interesante y bien relatada. Louis Creed se ha mudado con su esposa y sus dos hijos pequeños a un nuevo hogar a la vera de una ruta, su vecino le hará conocer hasta donde llega su propiedad y los cementerios que en ella hay. Eros, la pulsión de vida, lucha por reconfortar a los personajes de esta novela que hipnotizados por Tánatos y para escapar de su poder caen en las peores trampas de la pulsión de muerte. 

   Jud, el vecino, intenta advertir de un peligro al que él mismo ha empujado al Doctor Creed. El lugar tiene un maleficio, Louis... Antes tuvo mucho poder y creo que vuelve a tenerlo.

   La conversación telefónica entre Louis y Mr Goldman (su suegro) tiene una fuerza innegable, y sus pensamientos y las decisiones que tiene por delante están muy bien relatadas.

Nota: La película de 1989 es una muy buena adaptación de la novela, la he visto hace poco y sigue gustando.
   En la novela se menciona al wendingo, lo que me ha llevado a anotar en mi lista de lectura futura el libro de Algernon Blackwood.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...