viernes, 31 de marzo de 2017

Juan Raro

Odd Jhon

Juan Raro

William Olaf Stapledon (10/mayo/1886-Inglaterra-06/septiembre/1950)
Odd John: A Story Between Jest and Earnest (1935)


   Tenemos los chavales de este siglo XXI y aún los nacidos en el XX una ventaja que no siempre advertimos: los superhéroes. Antes estos tíos: o no existían o no eran famosos.
 - Bah... ¿Quién piensa en esas cosas?
 - ¡Los filósofos!
   Nada es gratis y las consecuencias no tardan... y si no cuéntaselo a Stirner-Nietzsche que a falta de DC o Marvel nos dejaron el Übermensch o Superhombre que vendría siendo una especie de Frank Underwood pero aburrido a la enésima potencia.

    La filosofía es un sorprendente tejido de pensamientos agudos y equivocaciones pueriles. Se parece a esos «huesos» de goma que se dan a roer a los perros, buenos para los dientes pero de ningún valor alimenticio.
Juan Raro

  Juan Raro refleja ese superhombre. Con inteligencia y poderes psíquicos y un total control sobre sí mismo. Sus semejantes pueden captar o poseer una conciencia histórica y ser testigos o participes de la historia de la humanidad; incluso pueden vivir siglos. Pero también una vez reunidos en colonias llegar a una conciencia astronómica.
Juan Raro
David McCallum sería Juan Raro
 en un film cancelado en los `60

   John Wainwright es Juan Raro nace pocos años después de 1900. Pronto descubre que tiene diferencias con los inferiores Homo sapiens y se aprovecha de ellas sin filtros o límites morales.

   La novela que leemos es su biografía que no deja de ser una cosa entre seriedad y broma. Me encantó un episodio por la mitad del libro en el que Juan Raro se aísla en la montaña, se cree que ha muerto, pero hay quien dice que aun vive. Hubiera sido un gran final al mejor estilo de los relatos del siglo XIX y quedarnos con la incógnita (antes de tiempo) de lo que podría haber alcanzado tremendo tío como lo es el protagonista.   

   No lo sé, no visité Alemania el año pasado. ...una especie de hambre real brutal y ciega. ¿No la sentiste en Alemania el año pasado? Una profunda repugnancia, todavía inconsciente, a la máquina, la razón, la democracia y la cordura. Un confuso deseo de enloquecer, de convertirse de algún modo en un poseído. Poco costará a los enriquecidos cultores del odio utilizar esas tendencias, basadas en una confusa mezcla de búsqueda de sí mismo, odio, y esa hambre del alma, tan valiosa, pero tan fácilmente inclinada a la crueldad.

   Una isla es el lugar donde forman una colonia. Todo marcha bien hasta que los británicos se hacen presentes y quieren adueñarse de la isla (esta película ya la vieron tantos países: tienes a un vecino desagradable viviendo en una casa de tu propiedad). Stapledon era comunista como sus superhumanos. Por ello los rusos visitan a sus camaradas y los invitan a vivir a Rusia donde el cielo es azul. A los de la isla no les convence la idea; para nada, ellos querían ser comunistas a su manera, no a la rusa.

   Quizás leíste Carrie de Stephen King y te preguntabas ¿Adónde habría llegado esta chica con ibuprofeno y unos aliados con sus mismas capacidades? Con que te lo preguntabas, ¡lo sospechaba! Juan Raro escrito décadas antes puede darte alguna idea.       

jueves, 9 de marzo de 2017

Frankenstein

Frankenstein o el moderno Prometeo.

Autor: Mary Shelley & Percy Shelley

Frankenstein, 1818


   Un grupo de escritores comparte un tiempo de vacaciones. No todo es color de rosa; encerrados por el clima adverso se plantean el desafío de escribir una historia de terror. Poco después, durante un sueño, Mary concibió la idea de Frankenstein: "Vi, con los ojos cerrados pero con una nítida imagen mental, al pálido estudiante de artes impías, de rodillas junto al objeto que había armado. Vi al horrible fantasma de un hombre extendido y que luego, tras la obra de algún motor poderoso, éste cobraba vida, y se ponía de pie con un movimiento tenso y poco natural. Debía ser terrible; dado que sería inmensamente espantoso el efecto de cualquier esfuerzo humano para simular el extraordinario mecanismo del Creador del mundo."

   El matrimonio Shelley introduce lo que después será un estereotipo en la literatura, el cine y la vida real: la figura del científico loco. En la novela el científico llama a la vida a una criatura monstruosa. Lo que debería estar muerto abandona pronto ese estado. El Doc era un autodidacta que eligió para formarse textos obsoletos, libros pseudocientíficos de la antigüedad.

Genialidad de Liniers.

   
   La historia de la historia de la historia.
Un joven aventurero en expedición al Polo (N) escribe cartas relatando una crónica.
Conocemos la "historia de sí mismo" (HdSM) por sus cartas.
Rescata a un viejo en trineo sobre el mar Ártico.
El viejo es científico y cuenta la HdSM al explorador. Creó al monstruo que persigue.
El monstruo cuenta también la HdSM.

   El libro es muy interesante. Los autores nos permiten conocer la historia por el género espistolar y el diario; desconozco si esto era una moda del siglo XIX pero ya leí otras novelas que apelan al recurso. Es amena, se lee rápido. Es considerada como la primera novela de ciencia ficción. Esta última afirmación me valió en su día un debate en twitter; pero esa es otra historia. Llevada al cine desde 1910 no hubo década en estos 117 años en que no hay sido adaptada nuevamente. Otro tanto paso en TV en los últimos 60 años. ¡Todo un récord! 

Por supuesto lo mejor de esta entrada es la tira cómica del Conejo, ¡claro de Liniers!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...