miércoles, 15 de abril de 2015

La máquina del tiempo

Título: La máquina del tiempo.
Autor: Herbert George Wells
(Kent 21/septiembre/1866- Londres 13/agosto/1946)Editorial
Editorial Ediciones Nuevo Siglo
Biblioteca 100x100. Volumen n. 84
The time machine, 1895

   Comienza como otros cuentos y novelas de fines del sXIX. un grupo de sabios o personalidades citadas para conocer y ser testigos de un suceso extraordinario. El viajero en el tiempo manifiesta cómo el tiempo constituye una cuarta dimensión, dimensión sobre la que es posible desplazarse.

   La charla inicial genera interés, el viajero expresa con mucha claridad sus ideas. Es un diálogo que abre más una exposición que un debate. Conocemos la posibilidad de viajar en el tiempo, pero no conocemos cómo sea posible.

   Wells acierta cuando en la segunda reunión los amigos se prestan a cenar en ausencia del anfitrión y éste llega abatido y con todo el aspecto de haber sufrido un accidente por su ropa, su cabello y su caminar dificultoso.
   Viajó desde el presente (el de ellos 1895) hasta el siglo 803 (año 802.701). Encuentra al ser humano reconocible y distinto a la vez, nueva estatura, hábitos sociales, alimenticios, etc. Inicialmente se maravilla de este mundo que luego le desagrada profundamente. El ser humano ha evolucionado a dos filos bien distintos uno terrestre y el otro subterráneo. La humanidad dividida en Elois y en Morlocks. Similar es la idea que plasma Thea von Harbou en su Metrópolis, aunque allí no son dos razas distintas sino clases sociales, una sostiene a la otra.

La Máquina del tiempo (film, 2002)
    El viajero antes de regresar del siglo 803 al presente hace una escala en la que viaja hacia el futuro y lo que ve allí es aterrador.  Mucho se habla desde los ámbitos más diversos sobre el fin del mundo, pero imaginarse que todo sigue de algún modo pero sin nosotros es un acierto más de Wells en su historia.

   Su experiencia es increíble por eso al compartir su historia dice a sus amigos: "No, no puedo esperar que me crean. Tómenselo como una mentira… o una profecía. Digan que lo he soñado en el taller. Piensen que me he dedicado a especular sobre el destino de nuestra raza hasta tramar esta ficción."

   Todo el relato del viajero al regresar de su viaje es monólogo extenso, podría haberse presentado como una bitácora y quedaba igual. Sus amigos interactúan al final para lo inevitable. El mismo Wells al referirse a su obra confiesa el dispar esfuerzo y tiempo con que contó para escribir está obra escrita en dos entregas, la segunda contra reloj. Con todo, nos deja un sugerente final.

    Luego de leer esta novela quiero ver alguna película, recuerdo que la de 2002 me gustó mucho y será la que veré, espero me siga gustando, aunque si no mezclo mis recuerdos con otra película tengo presente un encuentro y unos diálogos que no están en la novela.

    Para viajar en el tiempo quizás te preguntes a qué lugar o época irás o qué llevarás por temor a no encontrar ese objeto en el futuro. Es importante además pensar qué conocimientos llevarás contigo, piensa tus necesidades son tan infinitas como los destinos que se abren ante ti. De todos modos la aventura te espera ¡mueve esa palanca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...