jueves, 10 de abril de 2014

El juego de Ender

Mision Ci Fi Orson Scott Card
Titulo: El juego de Ender.
Autor: Orson Scott Card (Richland, Washington 24 de agosto de 1951)
Editorial: Nova
Ender's Game 1986

   -¿Qué recursos usarías para ganar una guerra?
   -El que esté disponible
   -¿Niños?
   - ... ...
   - ¡El juego de Ender!

   Payasadas. Años atrás en una fiesta infantil observaba un payaso, estaba en un pequeño escenario y entretenía a los niños. Suben tres voluntarios y comenzó a preguntarles los nombres, y luego dijo: "un aplauso para ...." y, como nadie aplaudió le dijo a la pequeña: "¡te odian!". Y continuó con lo suyo, tan divertido como cuando había comenzado. Al leer la novela y llegar al episodio en que la familia de Ender es visitada por que éste va a ser reclutado; el diálogo entre el coronel Graff y Ender no tiene nada que envidiar al carismático payaso.

O sea, que mis padres me quieren y no me quieren.
Te quieren. La cuestión es si quieren que estés aquí. Tu presencia en esta casa es un trastorno constante. Una fuente de tensiones. ¿Lo entiendes?
No soy yo el que causa las tensiones.
No es lo que tú hagas, Ender. Es tu misma existencia. Tu hermano te odia porque eres la prueba viviente de que no fue suficientemente bueno. Tus padres están resentidos contra ti por todo el pasado que están tratando de eludir.
Valentine me quiere.
De todo corazón. Completa e instintivamente te idolatra, y tú la adoras. Ya te he dicho que no iba a ser fácil.
¿Cómo es aquello?
Mucho trabajo. Estudio, exactamente igual que en las escuelas de aquí, pero os hacemos estudiar matemáticas e informática mucho más a fondo. Historia militar. Estrategia y tácticas. Y sobre todo, la Sala de Batalla.

      Aprendizaje. En la antigua China de la mano de Confucio y Mencio, su discípulo, se concebía la educación como un proceso de reconocimiento, el alumno reconocía la realidad de las cosas y al hombre tal como es. Enfrentar al alumno a cuanto le rodea y a sí mismo es el modo en que se desarrolla el aprendizaje. Algo de esto pasa en la novela de OSC aunque la realidad se presenta de un modo muy particular.
    En ese periodo en China el profesor es observador secundario, invitado ocasionalmente por  el alumno a colaborar en una acción que él realiza: el proceso de autodesarrollo. El potencial del estudiante se desarrolla y recibe eventualmente orientaciones del docente.  En el juego de Ender, este último, es quien enfrenta a la tarea, quien marca un ritmo en el aprendizaje.
    Y sin embargo en la novela no se ha llegado al ideal de La República de Platon con la familia  abolida,  donde los niños crecen en familias estatales, y serán luego educados por el estado.
    Pero la familia queda atrás; Card no deja de relatar la vida de los hermanos, el relato estremece ya que se van forjando liderazgos que el cine no reflejó, una pena. Aun así la película se disfruta y mucho, aunque muchos han sufrido y rechazado la novela  por las conocidas posturas de Card: el hecho que sea mormón y baile tap, y se oponga al cubo de rubik, la homosexualidad, los apellidos terminados en "w" y los sartenes de teflón.
   
   Cae un mito: No puedes psicoanalizar a alguien con quien estás involucrado afectivamente.
Ender cada tanto hace sesiones de terapia con su hermana menor, ahí un fragmento:

Es más que eso. Aquí, solo y sin nada que hacer, he pensado también sobre mí mismo. He intentado comprender por qué me odio tanto.
No, Ender.
No me digas «No, Ender». He tardado mucho tiempo en darme cuenta de ello, pero créeme, me odiaba, me odio. Y todo se reduce a esto: en el momento en que entiendo verdaderamente a mi enemigo, en el momento en que le entiendo lo suficientemente bien como para derrotarle, entonces, en ese preciso instante, también le quiero. Creo que es imposible entender realmente a alguien, saber lo que quiere, saber lo que cree, y no amarle como se ama a sí mismo. Y entonces, en ese preciso momento, cuando le quiero...
Le vences.
Por un momento, no tuvo miedo de que la entendiera.
No, no lo entiendes. Le destruyo. Hago que le resulte imposible volver a hacerme daño. Lo trituro más y más hasta que no existe.
Tú no haces eso.
Y ahora el miedo volvía de nuevo, peor que antes. «Peter se ha apaciguado, pero a ti, te han convertido en un asesino. Dos lados de la misma moneda, pero ¿cuál es cuál?»
He hecho verdadero daño a algunas personas, Val. No me lo estoy inventando.
Lo sé, Ender. ¿Cómo me dañarás a mí?

   La historia de estos tres hermanos es más que interesante. El libro bien podría haberse llamado "El juego de Peter".

2 comentarios:

  1. En realidad muy interesante y original manera de evaluar una novela tan importante como esta. Yo también le he dedicado unos cuantos textos en mi blog a la saga (y hasta a la peli). Seguiré leyéndote con gusto a ver cómo abordas libros tan interesantes.

    ResponderEliminar
  2. Yo ame la película por la actuación de Butterfield lo sigo en todos sus trabajos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...