martes, 25 de noviembre de 2014

334 Tom Disch

Título: 334 
Autor: Tom Disch (Thomas Michael Disch)
            (Iowa 02/febrero/1940 - New York 04/julio/2008)
Editorial: Martinez Roca Barcelona 1993 Gran Super Ficción
334, 1972

    Tomas Disch reúne historias dispares y las publica bajo el título 334. Son seis relatos escritos y publicados a lo largo de seis años en distintas revistas. La validez de reunirlas en un libro es que 334 es el nombre de un edificio en el que algunos viven, o deben administrarlo o al pasar por las calles de Manhattan podrían haber mirado hacia el este y divisado la torre 334.

    El libro es una apología del tedio, en ese sentido logra su cometido. No me he preguntado ¿Qué pasaría si Henry Miller escribiese ciencia ficción? Al parecer Tom se hizo esta pregunta, pero los intentos de Disch de que su prosa sea la de un Henry Miller escribiendo ciencia ficción no dan la altura. Es una novela un libro que por momentos parece más de temática genital que futurista o tecnológica, es como esa "osadía adolescente" de usar palabras para impactar y generar reacciones, todo ello en un relato débil. Vibradores, semen, masturbación y sexo oral intentan dar fuerza a una historia endeble que no llega al climax y en la que se intenta conectar esporádicamente una historia con otra.

   *Bostezas* El bribonzuelo empezó a corretear por el apartamento chillando, sacando la lengua, poniendo chinchetas en las sillas y amenazándola con imágenes tan fugaces como las que te agreden desde el televisor si sintonizas las frecuencias que hay más allá del Canal 5 durante la tarde. Oh, las imágenes... Dedos que subían por una pierna, labios acariciando un pezón, una polla que se endurecía, ¡oh, las imágenes y el nerviosismo que traían consigo!

Algunas pistas...
    Tu vida esta reflejada en un puntaje que fluctúa y que limita tus posibilidades, entre ellas las de dejar descendencia (eugenesía) Tienes que someterte a variadas idioteces que eleven tu puntaje. Una opción es ponerte a escribir y que tu escrito te de el puntaje necesario para lo que anhelas, aunque esto sea lograr el cupo de procreación. 

   Necrofilia. Vender un cadáver a 50 dolares a un necrófilo caníbal, le trae un dolor de cabeza a quien debe enviar ese mismo cadáver a una compañía de criogenia, el tío que ha comprado el cuerpo deja muy poco para los gusanos. El vendedor “poseía la típica tolerancia urbana hacia cualquier peculiaridad que pudiera proporcionarle alguna posibilidad de ganar dinero.

   “La vida cotidiana en los últimos tiempos del imperio romano” es una historia que podría valorarse positivamente si fuera leída en otro momento, pero si la lees a continuación de las historias anteriores este relato parece un largo paseo de interés decreciente. El autor presenta personajes femeninos poco creíbles.

últimamente Boz lloraba con tanta facilidad como un aparato de aire acondicionado

  334 es una novela realista o costumbrista, no más que eso. Parafraseando a Isaac Asimov en su opinión respecto a 1984 debo afirmar: si 334 tiene que ser considerada como una obra de ciencia ficción, entonces es de muy mala ciencia ficción. Tiene de CF 334 que está situada en las décadas venideras pero es una novela realista y no ciencia ficción (sí, ya lo sé: estoy repitiéndolo)  tal vez por esto envejeció mal... al leer 334 lees algo a lo sumo que te suena a los 80´del siglo XX.

    Por otro lado, ¿sería un lugar común decir que Disch se escribe a sí mismo? Hum... No, que algún lector diga tal cosa de un escritor: no; más bien resulta ser el lugar común de no pocos escritores caer en la velada autobiografía. Y no digo esto por los finales...

Pd: Terminé con 334, pero me sentía como si 334 hubiera terminado conmigo y reconozco en mi desesperación pensé en leer el manuscrito Voynich o el directorio telefónico.  ¿Quién me rescatará? Temo lo que venga, no quiero otra apología del tedio... ¿Por donde seguir... Dick, Sanderson? ¡CQD, CQD!, ¡Pan pan, pan pan, pan pan!, ¡Mayday!, ¡SOS!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...